Modelo Lead-Map de Liderazgo Positivo

Mindfulness (Jon Kabat-Zinn) – Resumen Animado

Mindfulness (Jon Kabat-Zinn) – Resumen Animado

Transcripción del Vídeo:

Mindfulness (Jon Kabat-Zinn) – Resumen Animado

Mindfulness, un libro escrito por Jon Kabat-Zinn, que explica cómo esta técnica puede ayudarnos a mejorar nuestra vida.

El mindfulness o “atención plena” es una antigua práctica de meditación budista que consiste en prestar atención al momento presente, de forma deliberada y sin juzgar.

Normalmente nos dejamos arrastrar por la rutina y lo simpulsos, estamos pensando casi todo el tiempo y tenemos poco descanso para experimentar el silencio interior.

La atención plena nos permite aprender a salir de esta corriente y utilizarla como guía.

Solemos estar preocupados por el pasado o por el futuro, huyendo del presente, con la idea de que en otro momento las cosas fueron mejores o lo serán, y esto produce una tensión interna inconsciente.

Destacado del autor:

El mindfulness implica solamente parar y estar presentes, y así las cosas se simplifican.

Esto nos permite darnos cuenta de que la vida solo se manifiesta en este instante, y ser conscientes de nuestros comportamientos automáticos.

Meditar consiste en enfocarse en uno mismo.

Al no tener que buscar afuera algo que nos llene, podemos sentirnos en paz.

La meditación puede basarse en la concentración, donde la mente mantiene una atención consciente y estable en un soporte, como un objeto, imagen, sonido, concepto, o bien en la introspección, donde la atención se centra en observar, contemplar y examinar lo que sucede en nuestro cuerpo y mente.

El mindfulness se basa en la concentración para lograr introspección.

La concentración se puede desarrollar llevando la atención a la respiración, que con la práctica produce una calma placentera, pero debe evitarse el apego a ella.

Es conectarse con la sensación de respirar, sentir el aire entrar y salir.

Eso es todo.

* Para saber más:

No es respirar profundo, ni sentir algo especial. Solo regresar cada vez a la respiración cuando la mente se distraiga.

En lo posible se respira por la nariz y con respiración abdominal.

Meditar con atención plena significa cultivar una actitud sin juicio hacia lo que emerge, lo cual no evita su aparición, solo da lugar para que transcurra.

Consiste en ser testigos de lo que pase por nuestra mente o por el cuerpo y solo observarlo, sabiendo que nuestros juicios son pensamientos inevitables y restrictivos acerca de la experiencia.

Los pensamientos distorsionan las experiencias con opiniones, reacciones y prejuicios basados en un conocimiento limitado, e influidos por condicionamientos pasados.

Cuando no los reconocemos, pueden impedirnos ver con claridad, creyendo que sabemos.

Entonces, buscamos contemplar los pensamientos y emociones como si fuera la primera vez, cultivando la confianza en nuestra capacidad de observar y reflexionar sobrela experiencia.

Todo esto es simple pero no es fácil; requiere esfuerzo, entrenamiento y disciplina, para controlar nuestros comportamientos automáticos.

La gente quiere meditar para relajarse, para reducir el dolor, y por muchas cosas, pero nada ocurre solo por meditar.

Si queremos algo en especial o buscamos indicios de progreso, empezamos a dudar del camino y a preguntarnos si lo que estamos haciendo está bien.

Pero en la meditación todo estado y momento son especiales, la idea es practicar por el mero hecho de practicar, recibir cada momento como viene, y trabajar con eso porque es lo que está presente ahora.

La mejor manera de llegar a algún lugar con la meditación es no intentar llegar.

Cuando dejamos de querer que ocurra algo en especial, damos un gran paso hacia el aquí y ahora.

Cada vez que nos detenemos y nos sentamos a meditar, estamos cultivando la paciencia, como recordatorio de que las cosas se despliegan a su propio ritmo.

Incluso podemos ir deprisa con paciencia, pero por elección.

* Si te gusta lo que has leído hasta aquí, entonces te encantará leer el libro:

En la impaciencia está la energía de querer que las cosas sean de otra maneray de culpar a algo.

La atención plena puede contrarrestar la baja autoestima, que nos hace percibir una realidad distorsionada por experiencias pasadas.

Cuando solo vemos defectos y les damos demasiada importancia, tenemos un diálogo interno negativo, y corremos el riesgo de no experimentarnos de forma directa mientras permanezcamos en la sombra de los condicionamientos.

El mindfulness puede ayudarnos a comprender la diferencia entre pensamientos y emociones, y guiarnos a un mayor bienestar y autoestima.

Las emocione sno determinan quiénes somos, solo son un estado pasajero.

La confusión entre pensamientos y emociones se deriva del intento inconsciente de protegernos de las emociones ocultándolas detrás de un pensamiento.

La meditación no implica cambiar los pensamientos pensando, sino aprender a contenerlos sin involucrarnos, y a ser menos esclavos de sus patrones, comprendiendo cómo relacionarnos con ellos.

Al meditar, no permitimos que nuestros impulsos generen acciones, y comprendemos el espacio entre estímulo y reacción, para poder elegir la respuesta.

Si queremos poder manejar las reacciones en el futuro, debemos reconocerlas en el presente.

Los impulsos y pensamientos surgen y desaparecen, y al no reaccionar podemos entender su naturaleza.

Si no, por muy justificados que sean, afectarán nuestra vida.

Al practicar frenamos el flujo de las viejas acciones, y originamos el cambio.

Destinar unos minutos cada dia a practicar puede ser suficiente.

La meditación tiene poco que ver con el reloj.

Cinco minutos pueden ser más profundos que cincuenta, es más importante la sinceridad del esfuerzo que el tiempo, pues son momentos sin dimensiones.

No hay una postura ideal, pero sentado es lo más habitual, la postura simboliza la posición adoptada, tanto física como internamente.

También se puede meditar caminando, mientras prestamos atención al paso además de la respiración, lo más importante es cómo está la mente.

Podemos acompañar el proceso con preguntas profundas, pero sin intentar responderlas.

Además, no sirve querer entender racionalmente cómo permanecer en atención plena y esperar a utilizarla solo en los momentosde dificultad, debemos practicar antes.

Tendemos a construir un “yo” a partir de lo que nos rodea, y a funcionar desde allí.

Lo construye nuestra mente y solo es visible por sus atributos.

De hecho, ni siquiera podemos saber quién es el yo que pregunta por el yo.

Además, se reelabora continuamente porque su existencia no tiene una base sólida, y necesita reforzarse y ser aprobada en cada momento, lo que nos lleva a buscar estabilidad interior por medio de lo exterior.

Y es que no existe un yo absoluto, sino solo su proceso de construcción.

Si dejamos de intentar convertirnos en algo seremos más felices.

Podemos empezar tomándonos las cosas de modo menos personal, y a nosotros mismos menos seriamente, para liberarnos presión.

Al reconocer y soltar cada vez el impulso de construir un yo, dejamos espacio para que las cosas sucedan.

Lo importante es practicar.

Fuente: Youtube (Mindfulness (Jon Kabat-Zinn) – Resumen Animado)

Nota“liderazgopositivo.com participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.co.uk/ Amazon.de/ de.buyvip.com/Amazon.fr/Amazon.it/it.buyvip.com/ Amazon.es/es.buyvip.com”

Artículos relacionados:

  • jlyanez

    Publica aquí tu comentario si quieres abrir un debate sobre este artículo

  • jlyanez

    ¿Y tú? ¿Practicas o has practicado “Mindfulness”? ¿Con qué resultados?

0

Your Cart

Descarga nuestro E-Book +Lead-Map (c) GRATIS

¡Gracias por tu interés!