5 Meta-Competencias de Liderazgo Positivo

El Héroe de las Mil Caras (J. Campbell) – Resumen Animado

El Héroe de las Mil Caras (J. Campbell) – Resumen Animado

El héroe de las mil caras (J. Campbell) – Resumen Animado

Transcripción del Vídeo:

El héroe de las mil caras, un libro escrito por Joseph Campbell, que desarrolla el patrón narrativo del viaje del héroe.

Existen muchas coincidencias entre diversos mitos, pasajes religiosos, leyendas, tradiciones y sueños personales de culturas y épocas alrededor del mundo.

A la estructura mitológica universal del viaje del heroe se la denomina monomito, y se le pueden aplicar principios del psicoanálisis para estudiar sus símbolos y arquetipos, y presentar así las mitologías como una manifestación de la mente humana encaminadas a representar y elaborar sus dilemas.

La función primaria de la mitología y del rito es suplir los símbolos para contrarrestar otras fantasías que atan al pasado.

Incluso hasta hoy permanecemos aferrados a las imágenes de nuestra infancia, y es que hay algo en ellas tan necesario para la psique, que si no se las suple desde afuera, tendrá que anunciarse por los sueños, desde adentro.

El sueño es el mito personalizado, el mito es el sueño despersonalizado; ambos son simbólicos del mismo modo general que la dinámica de la psique.

Pero en el sueño las formas son distorsionadas por el que sueña, mientras que en el mito los problemas y las soluciones son válidos para todos.

Como se carece de una mitología general efectiva, cada uno de nosotros tiene su panteón de sueños y símbolos que operan en secreto.

La primera misión del héroe es retirarse del mundo de los efectos, a aquellas zonas de la psique donde residen las verdaderas dificultades, para experimentar y asimilar las llamadas “imágenes arquetípicas”.

El viaje del héroe atraviesa 3 fases: Partida, Iniciación, y Regreso.

Todo comienza en lo ordinario, cotidiano, conocido, que resulta familiar, estable, y cómodo.

La fase de Partida comienza con la “La llamada de la aventura” donde al héroe se le presenta un problema o desafío que cambia su rutina.

Una sutileza le revela un mundo insospechado, que lo expone a poderes que no entiende.

Se trata del despertar del “yo”.

Pero viene “la negativa”.Por miedo al cambio o a lodesconocido, o por apego, rechaza la llamada. Prefiere seguir en su mundo, y expresa duda o temor.

Esto convierte a la aventura en negativa, y es hostigado por la imagen del “yo”que vive en el laberinto de su psique.

Pero aparece “la ayuda sobrenatural”, una figura que brinda protección, apoyo, experiencia o sabiduría, que le da amuletos contra las fuerzas que debe enfrentar, y lo lleva a aceptar la llamada.

Entonces, recibe más información,o aprende más sobre el desafío.

Luego llega “El cruce del primer umbral”.

El héroe abandona su mundo y avanza hasta llegar al guardián del umbral, una figura a la que teme, y que sobrepasa, aunque las reglas y límites no están bien definidos.

Finalmente llega “El vientre de la ballena” que representa la separación final del yo y del mundo conocidos y se acepta la metamorfosis.

El renacimiento es simbolizado en la imagen del vientre.

En vez de conquistar o conciliar la fuerza del umbral, es tragado por lo desconocido, como si hubiera muerto.

El viaje continúa con la fase de Iniciación, que comienza con “El camino de las pruebas”.

Aquí se profundiza el problema del primer umbral y persiste la pregunta de si puede exponerse a la muerte del ego.

A menudo fracasa en alguna prueba, y es el verdadero comienzo de la transformación.

Encuentra aliados y adversarios, y aprende las reglas, y lo especial de la misión.

Luego viene “El encuentro con la Diosa”, el matrimonio místico del alma triunfante con la Diosa del Mundo, que encarna la promesa de perfección.

Es la prueba final del talento para ganar el don del amor, que es la vida misma.

Lo sigue “La tentación”, donde el héroe se enfrenta a las debilidades de la carne y el placer, que pueden alejarlo de su misión, y ya no puede ceder inocentemente.

Continúa por “La reconciliación con el padre”, donde debe enfrentarse a lo que ostenta el máximo poder sobre él, sea la figura del padre o de cualquier persona o entidad con poder sobre la vida y la muerte.

Es el punto central del viaje.

Aquí debe abandonar la dualidad del bien y el mal, pudiendo aferrarse a la figura femenina protectora.

Luego llega la “Apoteosis”.

Más allá de los pares de opuestos está el conocimiento divino, el amor, la felicidad.

Es un período de descanso, paz y plenitud.

Y termina esta fase con “La gracia última”, que es el don obtenido con el logro de la misión.

Ya no encuentra obstáculos ni comete errores.

La última fase, “El regreso”, comienza por “La negativa al regreso”.

El héroe debe volver con su trofeo trasmutador de la vida, llevando la sabiduría a su gente.

Pero rechaza esta responsabilidad, pues luego de encontrar felicidad e iluminación, no quiere volver a su mundo.

Lo sigue “La huida mágica”.

Ya sea con la aprobación de los dioses, o contra su voluntad, regresa exponiéndose a una nueva aventura.

Luego viene “El rescate del mundo exterior”, donde es asistido para poder retornar.

Continúa con “El cruce del umbral del regreso”, que simboliza la conservación de la sabiduría adquirida, su incorporación en la vida, y la búsqueda de la manera de compartirla.

Ahora deberá aceptar lo pasajero de la vida, y sobrevivir al impacto del mundo.

Lo sigue “La posesión de los dos mundos”, que representa el logro de un equilibrio entre lo material y espiritual, ya cómodo y competente en lo interior y exterior.

Finalmente llega la “Libertad para vivir”.

El dominio de sí mismo lo libera del temor a la muerte.

Con la comprensión de lo impermanente se reconcilia la conciencia individual con la voluntad universal, representada en el vivir el presente.

El héroe somos cada uno de nosotros que intenta encontrarse a sí mismo.

El último encuentro es con el Ser del Mundo, cuando el individuo sale hacia el mundo externo y, regresa a reencontrarse consigo mismo.

Pero si bien este viaje representa un autoconocimiento psicológico, puede extenderse a lo metafísico, donde se encuentra con que su sí mismo es el Sí-Mismo del cosmos, en lo que se denomina el ciclo cosmogónico.

Así, el héroe atraviesa etapas de indiferenciación, vacío y caos, diferenciación, creacióny orden, y disolución, destrucción, y retorno.

En los mitos, se pasa del vacío al espacio, y luego a la vida, de allí ocurre la separación en lo múltiple, y aparece la creación en su totalidad.

En cuanto al héroe humano, existen ciertas cualidades en común, como el nacimiento de una virgen, que conceptualiza el rol de lo femenino y maternal, y una infancia en el exilio, que permite reconocerlo a su regreso.

Ya de adulto se lo encuentra en diferentes formas, como el guerrero, el amante, el emperador, el tirano, el redentor del mundo, o el santo.

Su muerte será memorable, pues equivale al fin del mundo como proceso externo, donde se atraviesan el fin del microcosmos, en el que se disuelve el individuo, y del macrocosmos, en el que se disuelve el universo.

Fuente: El héroe de las mil caras (J. Campbell) – Resumen Animado

Artículos relacionados:

  • jlyanez

    ¿En qué medida crees que el mito del “Héroe de las Mil Caras” sigue vivo hoy en nuestras vidas?

0

Your Cart

Descarga nuestro E-Book +Lead-Map (c) GRATIS

¡Gracias por tu interés!