Estos son los Libros en tu Carrito
Tu Carrito está vacío
ESTOS LIBROS TE VAN A ENCANTAR...
0
Modelo Lead-Map de Liderazgo Positivo

Así es como se gestiona a las personas pasivo-agresivas: 5 secretos probados

Así es como se gestiona a las personas pasivo-agresivas: 5 secretos probados

Así es como se gestiona a las personas pasivo-agresivas: 5 secretos probados

Traducido y editado por José Luis Yañez, MSc del artículo original: “This Is How To Win With Passive-Aggressive People: 5 Proven Secretspor Eric Barker

Fantástico articulo sobre estrategias de comunicación interpersonal y psicología aplicada para gestionar personas pasivo-agresivas en tu trabajo (y en cualquier otra parte) – Lo dicho, ¡no tiene desperdicio!

Personas pasivo-agresivas. Conoces el tipo.

Nunca dicen que no van  a hacer algo. Ellos están de acuerdo, pero entonces, “el perro se comió sus deberes” – y, por supuesto, no es su culpa.

Ellos nunca piden lo que quieren. Ellos se quejan, llaman la atención o se muestran de mal humor… hasta que tú se lo ofreces. Pero no preguntaron, así que no te deben nada. Oye, tú se lo ofreciste.

Y dicen ser la persona más amable del mundo. Nunca harían daño a una mosca. Pero atacan a otros, siempre con negación plausible.

Nunca es su culpa. No son malas personas. De hecho, al menos según ellos, son siempre la víctima. El psicólogo clínico Randy Paterson explica el comportamiento pasivo-agresivo como:

En todos los casos se sale con la suya, pero usted tiene una excusa plausible que le permite escapar de asumir la responsabilidad de sus acciones. Se las arregla para evitar ser confrontado por aquellos que son afectados. Si tratan de confrontarlo, siempre puede negar cualquier intención ( “No, yo realmente quería llegar a tiempo, pero el autobús se había retrasado”. )

Estas personas le voverán loco. Entonces, ¿qué recomiendan los expertos para evitar la manipulación de estas personas?

Vamos a ello…

(No estoy pidiendo que siga leyendo. No me importa si lee o no otra palabra Pero si se siente inclinado a ello, continúe. Ahora, bien es cierto que una vez alguien No terminó de leer algo que yo escribí y me molestó tanto que estuve hospitalizado durante un mes – pero no se sienta obligado en modo alguno. No quiero ser una carga. Haga lo que crea que es correcto, solo estoy tratando de ayudarle …)

¿Cuál es el trato con la gente pasivo-agresiva?

Las personas con buen ajuste psicológico son asertivas. Ellas explicarán por qué no pueden ayudar o pedirán lo que quieren. La gente agresiva responderá a las peticiones con un simple “no” y, felizmente, le arrollarán para alcanzar sus metas. Otras personas son pasivas. Se someterán y harán lo que les diga, o renunciarán a lo que desean en lugar de pedirlo.

Y luego tenemos el grupo pasivo-agresivo: no van a decir que no, pero tampoco van a seguirlo. No van a pedir lo que quieren, pero eso no va a impedir que traten de conseguirlo.

De “Vampiros Emocionales en el Trabajo: ¡Que No Te Chupen la Energia!”

Cuanto más le guste usted a estos desventurados vampiros emocionales, cuanto más le respeten o cuanto más le teman, menos capaces serán de decir directamente: “Estoy enojado” o “No quiero hacer eso”. Tienen que recurrir al malentendido, al olvido, o desmoronarse, para que alguien más haga su trabajo. Así funciona; Acéptalo o paga el precio. La causa más frecuente de dolor de cabeza es perseguir el único objetivo que es absolutamente inalcanzable con los vampiros histriónicos: conseguir que admitan sus motivos reales.

La mayoría de los pasivo-agresivos vive en un fantasioso mundo de negación. No quieren ser vistos como una mala persona, pero no quieren hacer cosas desagradables. Pero si las cosas desagradables no se hacen a causa de un accidente, bueno, no es su culpa, y no son una mala persona.

De “Vampiros Emocionales en el Trabajo: ¡Que No Te Chupen la Energia!”

En sus mentes, ellos son buenos chicos, felices, ansiosos de complacer y siempre dispuestos a hacer más que su parte. Las personas reales son complejas, llenas de motivaciones básicas y deseos inaceptables, así como también de cualidades angélicas. Los histriónicos pasivo-agresivos tienen la espantosa capacidad de negar cualquier pensamiento, excepto los más superficiales y atractivos. Ignoran alegremente la cosa fea incluso si es claramente visible para todos los demás. Los histriónicos no son perfeccionistas, son más bien aspirantes a perfeccionistas. No necesariamente quieren ser perfectos; sólo quieren verse perfectos … Las personas normales reconocen que no pueden actuar según sus impulsos. Los histriónicos pasivo-agresivos tratan de creer que no tienen impulsos inapropiados para actuar. Esto es lo que los hace peligrosos.

Son perpetuamente inocentes. Y si los acusas, eres un matón. Siempre son víctimas.

Ahora bien, hay otro tipo: personas agresivas que usan la agresividad pasiva como una estrategia deliberada para actuar como idiotas y no responsabilizarse. La cultura corporativa moderna ha condenado formalmente el comportamiento agresivo. Aunque noble, esta condena sólo ha supuesto que ahora ese comportamieno sea más sutil y que opere “bajo el radar”. Gritar está prohíbido, así que ahora simplemente te manipulan.

¿Cuál es la mejor manera de identificar a las personas pasivo-agresivas tan pronto como sea posible? Busque un pasado que se asemeje al huracán Katrina.

Estos tipos a menudo dejan una estela de devastación detrás de ellos. Por supuesto, no fue su culpa. Ellos eran la víctima. Pero si alguien sigue teniendo mala suerte una y otra vez y otra vez … eso no es mala suerte.

Veálos venir y puede que usted sea capaz de evitar que le chupen la sangre. Y es por eso que el psicólogo clínico Albert Bernstein se refiere a ellos como “vampiros”.

De “Vampiros Emocionales en el Trabajo: ¡Que No Te Chupen la Energia!”

A menudo, estos vampiros tienen una historia llena de problemas interpersonales que, según ellos, salen de la nada para cebarse con ellos. Su mundo es bidimensional, lleno de villanos y víctimas. En una entrevista, por lo general le informarán sobre los conflictos de personalidad en su trabajo anterior. En una primera cita le hablarán de su última relación disfuncional porque usted una persona agradable y comprensiva. Tenga cuidado. Buena persona o no, en su próxima entrevista o en su próxima próxima cita, estarán diciendo lo mismo de usted.

Bien, hemos conocido al enemigo – y nunca es su culpa. Al igual que con los narcisistas, los psicópatas subclínicos y otras personas tan agradables, si las ves venir, la mejor manera de lidiar con ellas es no lidiar con ellas. Huya.

Pero hay muchos casos en que ésta no es una opción, como en la oficina. Entonces, ¿qué hace al respecto?

1) No ceda

Le están produciendo una migraña. Siempre hay una excusa. Ellos son siempre la víctima. ¿No sería más fácil ceder para que se callaran y se fueran?

No. No les dé lo que quieren. Ahora está recompensando al cachorro por hacer pis en la alfombra. ¿Adivina lo que va a suceder la próxima vez que quieran algo?

De “Vampiros Emocionales en el Trabajo: ¡Que No Te Chupen la Energia!”

A corto plazo, parece más fácil no tratar con ellos en absoluto y hacer usted solo lo que se supone que tenían que hacer ellos. Craso error. Una de las razones por las que estos vampiros resultan tan difíciles es que la mayoría de las personas tratan pasivamente sus berrinches pasivos, absolviéndolas de sus responsabilidades. Este enfoque asegura que la próxima vez que haya algo difícil de hacer, los histriónicos lo gestionarán de nuevo mostrándose incapaces de gestionarlo.

Tal vez, si usted puede conseguir que simplemente ellos lleguen a decirle lo que quieren, entonces pueda usted romper con este terrible hábito. O tal vez, si usted puede enojarse apropiada y directamente ante ellos y mostrales lo frustrantes que están siendo, puede que abandonen su comportamiento.

Incorrecto …

2) No se enoje o los inculpe directamente

Si se enfada o hace acusaciones, entonces será un matón. Siempre son las víctimas, ¿recuerda? Así que no les dé una manera plausible de acusarle de ser un matón.

Usted no quiere terminar en su lista de enemigos. No es que sean vengativos – son tan puros como la nieve impulsada – pero su conducta intimidante podría ser algo que RH debiera tener en cuenta. Ya sabe, por el bien de la compañía. Después de todo, sólo quieren ayudar.

Y tratar de hacer que se hagan responsables de sus acciones es el sueño de un loco. Tendrían que admitir que no son dulces, amables y adorables. Tendrían que admitir que tienen deseos básicos. No va a pasar.

De “Vampiros Emocionales en el Trabajo: ¡Que No Te Chupen la Energia!”

Olvídese de cualquier intento de hacer que los vampiros pasivos-agresivos admitan lo que realmente sienten. Eso sólo empeoraría su dolor de cabeza. No cometa el error de exigir que le hablen directamente sobre los problemas. Usted también podría exigir que hablen en versos rimados. Realmente no hay batallas que usted pueda ganar con el pasivo-agresivo. Una vez que la situación se convierte en una batalla, usted ya ha perdido. Las batallas que puede usted ganar son todas consigo mismo.

Así que ahora sabe lo que no hacer. Pero ¿cuál es el primer paso para conseguir que esta “víctima”, que tiene una suerte horriblemente mala, comience a comportarse de la manera correcta?

3) Hable su idioma

Usted necesita expresar sus necesidades en la realidad del histriónico vampiro de “Yo soy la víctima”. Dígales que es verdaderamente horrible que los alienígenas espaciales les impidieran hacerse cargo de esa tarea a la que se comprometieron. (Usted ha tratado con E.T., y usted entiende lo difícil que puede ser.). Usted aprecia que hacen todo lo posible, y vamos a tener que intentarlo de nuevo.

De “Vampiros Emocionales en el Trabajo: ¡Que No Te Chupen la Energia!”

Sus palabras deben reflejar una comprensión de su visión del mundo, en lugar de exigir que acepten la suya. Estos vampiros viven en una realidad alternativa donde sus pensamientos son puros, sus motivos son desinteresados, y todos sus errores son causados ​​por una mala interpretación. Ahí es donde usted debe ir para tener una comunicación significativa con ellos. Exprese todo de una manera que no asalte su visión de la realidad. En vez de criticar, reconozca que los pasivo-agresivos estaban haciendo todo lo posible, luego hágales saber cómo hacerlo mejor. Ni siquiera piense en hablar con ellos cuando está enojado. Lo verían como un abuso verbal.

Así que ahora esta usted hablando con ellos de una manera que no rechazan. Ahora, ¿cómo conseguir que hagan lo que deberían haber hecho ya?

4) Sea directo y recompense siempre el buen comportamiento

Haga lo que ellos no pueden: sea directo con lo que quiere. De lo contrario, tendremos ahora dos pasivo-agresivos relacionándose. Y aunque ello podría ser un fantástico sketch de SNL (Sex Now or Leave), no es realmente algo de lo que usted quiere ser parte. (Va a perder, ellos tienen mucha más práctica en esto que usted).

Así que sea directo sobre lo que se espera y deje que las contingencias hagan el trabajo.

De “Vampiros Emocionales en el Trabajo: ¡Que No Te Chupen la Energia!”

Si usted vive o trabaja con un histriónivo pasivo-agresivo, usted quiere que haga lo que se supone que debe hacer, y que no se sienta criticado ni maltratado. Al menos, no lo suficiente para tomar represalias. Para lograr este formidable objetivo, usted y el vampiro tienen que relacionarse sobre la base de expectativas claras y explícitas en lugar de cualquier tipo de acuerdos tácitos.

Bien, usted fue claro sobre lo que quería y ellos lo siguieron. Estupendo. Ahora, apóyese en la aprobación que han estado anhelando. Si esto suena como el entrenamiento del perro, bueno, eso es porque es el entrenamiento del perro. Así que de a Sparky una golosina y una palmadita en la cabeza.

De “Vampiros Emocionales en el Trabajo: ¡Que No Te Chupen la Energia!”

El objetivo más productivo con estos vampiros es prevenir sus estallidos pasivo-agresivos, dándoles la aprobación que quieren, pero haciéndolo de forma contingente a ciertos comportamientos específicos. Nunca deje que adivinen lo que quiere; Las consecuencias son demasiado importantes si se equivocan. Dígales a los pasivo-agresivos, en detalle explícito, lo que se necesita para estar complacido y alábeles profusamente cuando lo hagan. La estrategia es simple y casi infalible, pero rara vez se emplea.

Algunas personas dirán que suena muy simple. El caso es que funciona, aunque quizás no inmediatamente. Entonces, ¿cómo penalizar el mal comportamiento con alguien que está ansioso por verse a sí mismo como la víctima y a usted como el imbécil?

5) Utilice el “Costo de Respuesta”

El castigo o represalias arbitrarias no funcionarán. Eso sólo alimenta su discurso de “Yo: Víctima; Usted: Tirano. “

Pero su mal comportamiento le causa problemas a usted y ello tiene que causar problemas para ellos también. Fue horrible que un 747 chocara contra la oficina de correos donde se suponía que debían enviar esa carta por correo, y se siente horrible por lo que tuvieron que sufrir por esa tragedia. Pero, dado que eso es algo que ya ha sucedido, ahora ellos necesitan completar otro paso.

Rellenar un informe del incidente o pagar esa tasa por demora en la que se incurrió. Cualquier cosa que usted pueda pensar que haga que sus “resbalones accidentales” no merezcan la pena en el futuro.

De “Vampiros Emocionales en el Trabajo: ¡Que No Te Chupen la Energia!”

Si tiene que haber consecuencias negativas por romper las reglas, las que mejor funcionan se llaman “Costos de Respuesta”. No son castigos; Son más bien como una subida en el precio por estropear algo. Si la gente se olvida de hacer algo o lo hace de manera incorrecta, hágaselo repetir, especialmente cuando sería más fácil para usted hacerlo usted mismo. Los practicantes creativos pueden aumentar aún más el precio de la mala conducta agregando papeleo adicional: informes de incidentes, planes de contingencia para ausencias, o cualquier otra cosa que pueda pensar.

Bien, hemos aprendido mucho. (Quería escribir más, pero he estado tan ocupado, lo siento, no he podido evitarlo.) Vamos a resumirlo todo …

Resumiendo

Aquí está el resumen de cómo ganar con la gente pasivo-agresiva:

  • No ceda: Si les demuestra que su comportamiento funciona, obtendrá de lo mismo. Punto.
  • No se enoje ni los inculpe directamente: Porque entonces usted es el miserable que siempre sospecharon que era. Miserable.
  • Hable su idioma: Usted sabe muy bien lo terrible que es cuando los vikingos le impiden llegar a algún lugar a tiempo, así que, comprensión.
  • Sea directo y recompense siempre el buen comportamiento: “Coge el palo y tendrás tu recompensa, Sparky.”
  • Utilice “Costos de Respuesta”: Cuando no paga los tickets de estacionamiento, el ayuntamiento duplica la multa. Son tan horribles, ¿no? Podría querer pagar el ticket a tiempo en el futuro.

Ignore las excusas. Preste atención a las acciones, no a las palabras. Usted no puede controlar su comportamiento pero puede controlar su respuesta. Olvídese de tratar de transformarlos en un ser humano aceptable; Lo mejor que puede hacer es obtener el comportamiento adecuado de ellos.

Y nunca olvide que son la víctima aquí. Después de todo, si un ataque inesperado de un Ninja le impidiera completar esa importante presentación de PowerPoint, ¿cómo se sentiría ?

Fuente: This Is How To Win With Passive-Aggressive People: 5 Proven Secrets by Eric Baker

Nota“liderazgopositivo.com participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.co.uk/ Amazon.de/ de.buyvip.com/Amazon.fr/Amazon.it/it.buyvip.com/ Amazon.es/es.buyvip.com”

Artículos relacionados:

  • jlyanez

    ¿Y tú? ¿Te has encontrado alguna vez con “Vampiros Emocionales” en el trabajo? ¿Cómo has gestionado tu relación con ellos?

Descarga nuestro Informe +Lead-Map (c) GRATIS

¡Gracias por tu interés!