Neuro-Optimismo: Cómo desarrollar nuestro Optimismo Inteligente

https://www.uapnl.com | ¿Cómo podemos utilizar nuestro cerebro para desarrollar nuestro Optimismo Inteligente? ¿Estamos pre-determinados “de fábrica” a ver la vida de un determinado color? | Certificación Internacional en PNL por AUNLP (R) – Niveles Practitioner y Master Practitioner PNL en modalidad presencial u online: https://www.uapnl.com

Artículo original: Explanatory Styles: How to Boost Optimism and Develop a Balanced Mindset por Jackie Echeverry y Brad Desmond. Traducido y editado por José Luis Yañez, MSc.

¿Es más difícil identificar diferentes tonos de verde o la diferencia entre el verde y el azul? Si eligió la segunda tarea, apuesto a que no fue criado en la tribu Himba del norte de Namibia.

Esto se debe a que el sistema de nombres de colores de Himba difiere drásticamente del de la lengua inglesa.

Según un estudio realizado en 2005 por la Universidad de Essex, esta diferencia llevó a percepciones de color drásticamente diferentes entre Himba y los niños británicos.

Los niños de Himba sobresalieron mucho al nombrar tonos de verde similares en comparación con los niños ingleses de la misma edad.

A la inversa, a los niños británicos les resultó más fácil distinguir entre azul y verde que sus homólogos de Himba (Adelson, 2005).

En otras palabras, la diferencia en el lenguaje cambió la forma en que los niños veían los colores.

La idea de que el lenguaje y la percepción se influyen entre sí ha llevado a algunos hallazgos muy interesantes en el campo de la psicología positiva. Esto es particularmente evidente en la investigación sobre “estilos explicativos” de optimistas y pesimistas.

Resiliencia para recuperarse

Considera esto. En la mayoría de los deportes de élite, las clasificaciones número uno están determinadas por los puntos otorgados por las altas colocaciones durante el año. Con suficientes resultados altos, es técnicamente posible alcanzar el número uno sin ganar un torneo.

El punto es que, por cada torneo que gana un atleta superior, hay muchas veces en las que no lo hace. Así que su verdadera fuerza está en su capacidad para recuperarse de la derrota; en “aguantar ahí”. Sin esta habilidad, se rendirían al final de su primera racha ganadora.

¿Cuándo fue la última vez que la vida te dio una patada, por así decirlo? ¿Una ruptura de relación? ¿Un examen fallido? ¿Problemas en el trabajo?

‘Rebotar’ no es solo para los atletas de élite, es para todos nosotros.

En el libro seminal de Martin Seligman, ” Optimismo aprendido “, explica por qué los optimistas se recuperan de los exámenes fallidos, del divorcio, del desempleo, de la discapacidad, mientras que los pesimistas se rinden fácilmente (y son más propensos a la depresión).

Estas diferencias son significativas y de gran alcance, ya que los optimistas tienen más éxito en casi todas las áreas de los esfuerzos humanos, incluidas las relaciones, los negocios, la salud en general, el deporte y el éxito académico.

Estilos explicativos

Martin Seligman describió el estilo explicativo como:

“La forma en que habitualmente te explicas por qué suceden los eventos” (Seligman, 1990).

En otras palabras, son las pequeñas historias que nos contamos para dar sentido a nuestra vida.

Su estilo explicativo es su patrón habitual (fijo) para interpretar y explicar los malos eventos a usted mismo. Es importante destacar que los estilos explicativos de pesimistas frente a optimistas se distinguen fácilmente de tres maneras predecibles (también conocidas como “3P”).

Personalización: se relaciona con la percepción de causalidad. Los eventos son causados ​​interna o externamente. Digamos que pierdes un partido de tenis. Un jugador pesimista interpretará la causa como personal (‘Fallé’). Esto contrasta con un optimista que admite factores no personales (“la hierba no es mi superficie”).

Permanencia: se relaciona con la percepción del tiempo. Los eventos son percibidos como permanentes o temporales:Los pesimistas interpretan los contratiempos como permanentes (“Nunca tendré éxito en este nivel”). En contraste, un optimista ve el contratiempo como sólo temporal (“No me preparé bien esta vez / tuve un resfriado”).

Amplitud: se relaciona con la percepción del espacio. Los eventos son percibidos como globales o específicos:Los pesimistas ven los contratiempos como algo omnipresente (“nada me funciona”). En contraste, el optimista ve el contratiempo como algo restringido o limitado a un área de la vida (“Todavía tengo una vida después de jugar tenis”).

La mecánica de la conversación optimista y pesimista

La clave para reconocer el tipo de estilos explicativos radica en utilizar las 3P para examinar la forma en que se describen los eventos “buenos” o “malos”. El optimismo supone que las cosas buenas son permanentes, amplias e internas. Las cosas malas son vistas como temporales, específicas y causadas externamente. El pesimismo es lo contrario de esta lógica.

Cómo existen los estilos explicativos en la vida cotidiana

Considere a dos personas, Bill y Ben, que solicitan un ascenso en la fábrica de macetas (un mundo real). Ambos son rechazados.

Bill es un pesimista. Asume, con razón o sin ella, que la razón por la que se perdió no es personal (no fui lo suficientemente bueno), y / o permanente (nunca saldré adelante), y / o generalizado (esto arruina todo, ¿para qué vivir?).

Con este estilo explicativo, Bill corre el riesgo de darse por vencido, tiene menos probabilidades de volver a intentarlo y también es más vulnerable a la depresión.

En contraste, Ben es un optimista. Ante el revés idéntico, asume que la causa no es personal (el sobrino del jefe obtuvo el trabajo), y temporal (tuve resaca ese día) y no generalizado (esto afecta a mi carrera, pero no a mi relación, ni a mis pasatiempos, ni a mi membresía de gimnasio, etc -la vida continúa).

Asesoramiento y Coaching

Ya sea en un entorno clínico o de entrenamiento, el enfoque básico es el mismo. Cuando nos enfrentamos a una pérdida o decepción , todos podemos beneficiarnos de hacernos tres preguntas importantes.

  • “¿Soy realmente culpable, o fue solo mala suerte, la situación u
    otras personas?
  • “Cuánto tiempo va a durar; es decir, ¿será siempre así o pasará? “

“¿Cómo afecta esto realmente a mi vida y en qué no se verá afectada?

Adoptar un estilo explicativo basado en la precisión y la autocompasión es mejor que el pesimismo habitual.

Desarrollando una mentalidad equilibrada

Puede parecer que estos hallazgos sugieren que todas las situaciones deben abordarse de manera optimista.

En realidad, la psicología positiva reconoce que “el optimismo puede tener costos si es demasiado irreal” (Peterson, 2000). Seligman también advierte a las personas que eviten el optimismo si intentan planificar un futuro incierto o riesgoso (Seligman, 1990). Esto se debe a que el pesimismo nos ayuda a mantener la cautela, la prudencia y el pensamiento analítico (que son componentes clave para una toma de decisiones efectiva).

El objetivo no es solo ser optimista y dejar el pesimismo a un lado. En cambio, se trata de elegir el tipo de estilo explicativo que será más efectivo para una situación dada.

Fuente (vídeo original en mi canal en Youtube)



Descarga Ebook "Liderazgo Positivo"