Modelo Lead-Map de Liderazgo Positivo

La Inteligencia de tu “No-Mente”

La Inteligencia de tu “No-Mente”

La Inteligencia de tu “No-Mente”

Por José Luis Yañez

Sé que el título de este post desconcertará a algunos. Al fin y al cabo hemos sido educados y adoctrinados para asociar “mente” a “inteligencia”. De hecho, yo mismo, como psicólogo colegiado, he sido educado y adoctrinado, en mis años de facultad, de esta forma.

Psicología, Física Cuántica y Balbuceos Eminentes

Ahora bien, ¿de qué psicología hablamos? En la facultad nos dijeron que la psicología científica nace en 1879 en el laboratorio experimental de Wilhelm Wundt, en Leipzig, Alemania. Por lo tanto, la psicología sería una ciencia muy, muy joven.

Claro que esta tradición científica apenas empieza con Newton y Descartes en los siglos XVII y XVIII y cuyo trabajo ha marcado, hasta hace poco, un Paradigma Newtoniano-Cartesiano, fundamentalmente mecanicista, dominante en la ciencia y, por ende, en la psicología.

La primera pregunta que deberíamos hacernos entonces es ¿y qué ha pasado antes del siglo XVII? ¿Hay algún conocimiento válido que podamos aplicar a la psicología antes de Newton, Descartes y Wundt?

Aquí, y de nuevo debido a nuestra educación y adoctrinamiento, lo  más que somos capaces de remontarnos generalmente es a los griegos. De hecho, la cultura y la filosofía griega se nos presentan a menudo como la cuna y el origen de todo conocimiento “racional”.

Pero seguimos andando mal de memoria ¿Y antes de los griegos?

En este explorar fuentes de conocimiento antiguas que puedan aportar valor hoy a nuestro conocimiento de qué es una persona y de cómo funciona su mundo psíquico, me topé, tras mucho investigar, con la cultura y filosofía asiática de orientación taoísta, un poco más antigua que los griegos, Newton, Descartes y Wundt; aproximadamente más de 5.000 años más antigua.

Es curioso, a menudo me pregunto ¿por qué he necesitado esperar a tener 40 y tantos años para enterarme de esto? ¿Por qué no me hablaron de esto ni en el colegio, ni en la facultad, ni en ningún master, ni en ningún sitio?

Sí, durante más de 40 años de mi vida, este conocimiento ha sido como si no existiera…

Pero existe y aporta una base de conocimiento FENOMENAL en todo lo referente al funcionamiento de la psique humana y de los procesos que podemos usar para afectar a su funcionamiento a y sus dinámicas internas.

Recientemente – y afortunadamente – el paradigma newtoniano-cartesiano – y con él su visión mecanicista de que el universo no es más que una máquina y de que también lo es todo lo que en él mora, incluida la gente y su psique, – se ha visto profundamente “tocado” cuando La Física – que para muchos representa el parangón de Ciencia -, al adentrase en la naturaleza cuántica de la materia, no ha tenido más remedio que admitir que:

A nivel fundamental, la materia no es materia, sino pura energía, pura vibración…en otras palabras, todo lo que parece material sencillamente no lo es.

Para los que queráis profundizar en este concepto os remito a los trabajos de Schrödinger, Heisenberg, Einstein, Dirac, Bohr y Von Neumann, entre otros. Intentar explicar aquí sus hallazgos haría este post muuuuuuuuuuuy largo.

Una de las más asombrosas conclusiones que se derivan de los principios – científicamente demostrados – de la física cuántica tiene que ver con lo que se ha llamado “El Efecto Observador”: La monumental conclusión del célebre Experimento de la “Doble Rendija” – inicialmente diseñado para probar experimentalmente la naturaleza corpuscular u ondulatoria de la luz – viene a decir que:

E l comportamiento del electrón está influido por el mero hecho de observarlo: En otras palabras, la conciencia del observador está “entrelazada” con el – y forma parte de la ecuación del – comportamiento del objeto observado. Como diría Schrödinger, el hecho de observar al electrón en un momento y de una forma determinados, genera un “colapso de onda” en la función de probabilidad del comportamiento de ese electrón, haciendo ese comportamiento – entonces – real. No lo observes y no “sucederá”, obsérvalo y “sucederá”.

La historia experimental de la Mecánica Cuántica está llena de paradojas semejantes y también mucho más “perturbadoras” para nuestra mente “racional”: sencillamente inexplicables desde el paradigma newtoniano-cartesiano y – si embargo – científicamente incuestionables.

Pero volviendo a nuestro tema original…

Esta investigación de la física cuántica acerca de la naturaleza de la materia ha llevado, irremediablemente, a que los físicos se acaben interrogando sobre la naturaleza de La Conciencia. Y esto precisamente – la naturaleza de la conciencia – es lo que las psicologías orientales – sobre todo las psicologías budista y taoísta – investigaron, durante miles de años antes de que la filosofía griega ni siquiera existiera.

Así qué, si somos capaces de “salirnos” por un momento del espejismo creado por la ilusión de un conocimiento “científico” superior, iniciado a partir de Newton y Descartes, que apenas comienza hace un par de siglos y somos capaces de acercarnos a – y estudiar sin prejuicios y con mente abierta – el conocimiento milenario producido y registrado en Asia en las filosofías y psicologías budistas y taoístas,…

E ntenderemos porque el lenguaje de los místicos, los poetas y los físicos cuánticos se parece tanto.

Es comprensible:

L o más elocuente que un físico cuántico podría decir, intentado explicar la naturaleza última de la materia, utilizando el paradigma newtoniano-cartesiano, sería algo parecido a un balbuceo: “Errrr…”

Neuro-Ciencia y Psicología Taoísta

Una buena manera de empezar a ilustrar lo que quiero decir cuando hablo de la “Inteligencia de tu no-mente” estaría expresada en esta frase:

L a mente es la última en enterarse

Hoy, gracias a la neurociencia, sabemos que nuestro cerebro (para muchos, la sede de lo que llamamos “mente”) no es – siguiendo una analogía computacional – la única CPU (Central Processing Unit), o la única Unidad Central de Procesamiento. Así es, hemos encontrado neuronas – sí, neuronas – en el corazón, y neuro-peptidos en los intestinos.

Así es, el corazón no es sólo un músculo que funciona como una “bomba hidráulica”, se comporta también como una glándula endocrina (secreta hormonas) y como un cerebro en toda regla (procesa información). Para profundizar en este campo apasionante de la Neuro-Cardiología, te remito al trabajo del Instituto HearMath (R): “Science of The Heart: Exploring the Role of the Heart in Human Performance. An Overview of Research Conducted by the Institute of HeartMath”

En cuanto a los intestinos, sí, ellos también funcionan como un tercer cerebro por derecho propio, también procesan información: nuestro “instinto” e “intuiciones” funcionan gracias a esta tercera inteligencia…te remito al trabajo del Dr. Michael Gershon, Professor and Chairman del Columbia University Medical Center.

En suma, más que funcionar con un “único procesador”, como hasta ahora habíamos pensado,

N uestro cuerpo es en realidad una “red distribuida de información” con 3 procesadores de información o 3 cerebros: El cerebro en nuestro cráneo, el cerebro en nuestro corazón y el cerebro en nuestros intestinos.

Cada uno de estos cerebros procesa, mejor que los otros dos, un tipo distinto de información. Así nuestro cerebro craneal procesa, mejor que los otros dos, datos, magnitudes y relaciones y funciones entre esos datos y magnitudes. Nuestro cerebro en el corazón procesa, mejor que los otros dos, información relacionada con los sentimientos y las “corazonadas” y nuestro cerebro en los intestinos (gut feeling) procesa mejor que los otros dos información relacionada con el instinto y las intuiciones.

¡ Bien, esto ya lo sabían los chinos hace 5.000 años!

Cuando prácticas por algún tiempo Qigong y TaijiQuan (una rama de la medicina tradicional china y un arte marcial interno de origen taoísta, respectivamente), una de las primeras cosas que aprendes es a trabajar con 3 centros energéticos en nuestro cuerpo llamados Dan-Tien (metafóricamente traducido por “Campo de Cultivo”) – El Dan Tien Superior se corresponde con nuestra mente intelectual, el Dan Tien Medio se corresponde con el Corazón (sede del “Shen”, término chino para designar “mente”) y el Dan Tien Inferior se corresponde con el abdomen y los intestinos.

Curiosamente, siempre hemos tenido, en el lenguaje popular, frases que nos indicaban la existencia de estos tres centros de procesamiento de información.

F rases como “sigue tu corazón”, “tengo una corazonada”, “te lo digo de corazón”…están aludiendo claramente a la inteligencia del corazón.

F rases como “sentimiento visceral”, “resulta entrañable”, “hacer de tripas, corazón”, “tener estómago para hacer algo…” están aludiendo claramente a la inteligencia instintiva e intuitiva de nuestro tercer cerebro en los intestinos.

En Japón, cuando decías a un Samurái: “Llévate la mano al lugar del cuerpo con el que piensas durante el combate” ¿adivinas dónde se llevaba la mano? – Al “Hara“, que es la palabra japonesa para referirse al Dan Tien bajo, al abdomen, a los intestinos. Resulta obvio ¿no?, si en un combate entre samuráis piensas con el cerebro craneal, estás muerto. No hay tiempo para pensar con ese cerebro. Todo va demasiado rápido en el combate. Tienes que moverte por instinto y seguir tu intuición. Eso es “pensar con el “Hara” y es lo que hacía que un Samurái sobreviviese a más combates.

¿Y qué tiene todo esto que ver con el “Management” y la gente?

Pues bien, aplicando todo esto un poco al funcionamiento de las personas trabajando en organizaciones, parece obvio que:

E s momento de recuperar las capacidades de procesamiento de información de nuestros infra-utilizados cerebros en el corazón y en los intestinos y armonizar nuestras 3 inteligencias: Intelectiva, Emocional e Instintiva.

Dicen los maestros taoístas chinos que cuando el “Shen” – término que podríamos traducir por “mente” “alma” o “espíritu” y cuya sede original, según el taoísmo, está en el corazón – se “sube” al Dan Tien superior, es decir al cerebro craneal, nos convertimos en personas menos inteligentes y más desequilibradas.

N os hemos vuelto demasiado mentales.

Sólo recientemente, a través de la popularización de conocimientos y prácticas relacionadas con la “Inteligencia Emocional“, la “Transformación del Estrés” y el “Mindfulness“, hemos empezado a introducir en las organizaciones estos aspectos tan necesarios para mantener e incrementar nuestra salud, rendimiento e INTELIGENCIA CON MAYÚSCULAS.

L a misión fundamental de +Lead-Map (c) y de este portal www.liderazgopositivo.com es la de crear programas, metodologías y herramientas basadas en disciplinas con reputado status académico y científico – como el Comportamiento Organizacional y la Neuro-Ciencia, por un lado – y, por otro, en la tecnología de cambio y desarrollo personal más efectiva que existe, combinando PNL, Mindfulness, Qigong & TaijiQuan,  BrainWave Entrainment,   Técnicas Teatrales, Psicología Humanística, etc., para posibilitar a las organizaciones y a las personas que trabajan en ellas, trabajar y convivir de una manera más armónica e inteligente y, en el camino, aumentar sus recursos internos para lograr con éxito sus objetivos.

U na muestra de nuestro enfoque innovador la puedes ver en nuestro  programa BMSS (R) for Business Leaders.

Si apuestas por el éxito de tu organización, sin duda, entenderás las ventajas que te ofrece.

Por José Luis Yañez

Artículos relacionados:

0

Your Cart

Quiero acceso ahora al Vídeo-Tour por el Campus UAPNL (Certificación Global en PNL)

El acceso al Vídeo-Tour será enviado al email introducido abajo. Tu privacidad 100% segura.

¡Gracias!

 

Encontrarás tus datos de acceso al Vídeo-Tour en tu email. Si no lo vieras tras unos minutos, por favor comprueba en tu bandeja "Promociones" o "Spam" y si estuviera allí, márcalo como "No Spam" y añade nuestra dirección de correo a tu libreta de direcciones/contactos.