5 Meta-Competencias de Liderazgo Positivo

Cognición Social y Percepción de Efectividad del Líder

Cognición Social y Percepción de Efectividad del Líder

¿Qué determina realmente la percepción de efectividad del líder?

Publicado originalmente por Tina Benjamín | Traducido y Editado por José Luis Yañez Gordillo

La efectividad de un líder está a menudo en el ojo del que observa. A pesar del éxito del líder en conseguir impulsar un negocio, hacer crecer los ingresos o gestionar conflictos, el que sus habilidades de liderazgo y rasgos de comportamiento se perciban como eficaces puede no tener nada que ver con los rasgos mismos. Las percepciones de los colaboradores del líder están fuertemente ligadas a los estereotipos y creencias comunes sobre el liderazgo.

Estereotipos y Percepción SocialVeamos los 4 principales factores que determinan que esto sea así:

Percepciones del Líder

En algunos casos, no importan los rasgos que posee el líder si otros ya han determinado que el propio líder no es eficaz. Los rasgos que el líder percibe como positivos – y que serían vistos como positivos si otro los mostrara – son percibidos como debilidades, sólo por quién es el líder. Keith Dowding, de la Universidad Nacional de Australia, señala que “Acciones que hubieran parecido fuertes si hubieran sido llevadas a cabo por alguien con una reputación de fuerza, serán vistas como las acciones de una persona débil, tal vez tratando de ser fuerte.”

Género

El género del líder afecta a la percepción de los rasgos exhibidos por este líder. Si bien la decisión, la asertividad y la confianza normalmente se perciben como rasgos positivos de los líderes masculinos, estos mismos rasgos se ven como puntos débiles en las mujeres líderes, sobre todo por los hombres. Del mismo modo, mientras que los hombres pueden ser percibidos favorablemente como apasionados hacia una causa, las mujeres que muestran el mismo comportamiento pueden ser percibidas como demasiado emocionales y débiles. Las mujeres pueden necesitar ser más conscientes de las habilidades de liderazgo que emplean – y activamente aumentar el uso de rasgos tradicionalmente femeninos como la calidez y el trabajo en equipo – para tener éxito como líder.

Los estereotipos sobre el liderazgo

Los estereotipos y las creencias generales acerca de las características específicas que definen a un buen líder, puede, llevar a que la gente perciba los rasgos positivos como debilidades. Un estudio de 2011 de la Universidad de Amsterdam encontró que la gente erróneamente cree que los líderes con rasgos narcisistas son mejores líderes que las que buscan la participación, aportaciones y comentarios de todos los miembros del grupo. Un comportamiento narcisista, como la dominancia, fue visto como una fortaleza, mientras que el comportamiento de colaboración se percibía como una debilidad. Esta percepción es contraria a la conclusión de que los líderes participativos rindieron significativamente mejor que los líderes narcisistas en las tareas asignadas.

La falta de adaptación

A veces, los rasgos positivos de un líder se convierten, en última instacia, en una debilidad. Los líderes que han desarrollado su carrera hacia una posición de liderazgo, a menudo llegan allí a causa de ciertas conductas. Por ejemplo, un pequeño empresario puede haber establecido su marca en un mercado competitivo y activo a través del perfeccionismo y control activo de todas las áreas de operaciones. Estos rasgos han funcionado bien en el pasado, así que es comprensible que el líder se resista a alejarse de estas técnicas exitosas. Sin embargo, la excesiva dependencia de estas características cuando la situación de la organización ya no es la misma – por ejemplo, no delegar a pesar de estar abrumado, porque el líder quiere mantener el control – puede causar que un rasgo previamente positivo pase a ser percibido como una debilidad.

Por José Luis Yañez Gordillo