5 Meta-Competencias de Liderazgo Positivo

Antifrágil (Nassim Taleb) – Resumen Animado

Antifrágil (Nassim Taleb) – Resumen Animado

Antifrágil (Nassim Taleb) – Resumen Animado

Transcripción del Vídeo:

Antifragil: Un libro escrito por Nassim Taleb, que plantea que es posible beneficiarse de las adversidades, reconociéndolas y conociéndonos.

Algo frágil es lo que requiere permanecer en estado estable, ordenado y previsible. Se lleva mal con los agentes estresantes, el daño, lo imprevisto, la incertidumbre y el tiempo. Lo opuesto a lo frágil serían cosas que se benefician de todo eso, que prosperan ante la volatilidad, el azar y el desorden. Ya que no existe una palabra que lo designe, lo llamaremos “Antifrágil”. Es más que resiliencia o robustez.

Lo robusto resiste y sigue igual; lo antifrágil mejora y se beneficia. Esta propiedad está en todo lo que ha cambiado con el tiempo: la tecnología, la cultura, las empresas, la naturaleza. La antifragilidad es relativa, se puede serlo en un aspecto y no en otros. Los seres vivos y los sistemas complejos están formados por componentes que interactúan entre sí, intercambiando información. Nuestro cuerpo no obtiene información por medio de la inteligencia, sino del estrés y las hormonas

Los huesos se refuerzan ante los impactos, pero pasar un mes en cama provoca atrofia muscular. Nadie aprendió su lengua materna mediante gramática y exámenes, sino cometiendo errores y necesitando comunicarse. En un sistema complejo es difícil unir causa y consecuencia, por eso la idea del estrés beneficioso no siempre es aceptada. Las empresas se debilitan durante los largos períodos sin dificultades, y las vulnerabilidades ocultas se acumulan silenciosamente. La ausencia de retos perjudica a los mejores.

Al tratar de estabilizar demasiado los sistemas sociales y económicos, los estamos debilitando. La antifragilidad es lo que se despierta y reacciona en exceso para compensar el estrés y el daño, pero no hay que confundir la señal con el ruido, debemos reaccionar solo ante la información real y necesaria, sin sobrereaccionar.

Tenemos la ilusión de que entendemos el mundo, y atribuimos lo negativo a la mala previsión, pero en sistemas complejos debe estudiarse la fragilidad y no los sucesos, ya que sería como atribuir el derrumbe de un puente al último camión que lo atravesó, o tratar de predecir con cuál se derrumbará. La antifragilidad del conjunto se basa en la fragilidad de sus partes. Por ejemplo, los restaurantes compiten entre sí y son frágiles, pero por eso mismo el conjunto de los restaurantes de una ciudad es antifrágil, la competencia mejora la calidad general.

Igual que con los seres vivos. Todo organismo vivo morirá, pero si deja descendencia la naturaleza sigue el juego en el nivel informativo, lo que la hace antifrágil. La evolución necesita que sus partes mueran para que existan otras más aptas. Para lo antifrágil, el perjuicio de los errores debería ser menor que el beneficio. Lo que no destruye a un sistema lo fortalece.

Si el Titanic no hubiera naufragado se habrían construido barcos más grandes y el naufragio de uno de ellos habría sido aún más trágico. Cada accidente aéreo mejora la seguridad y contribuye con la experiencia global.

[products_slider cats=”999,1001″ design=”design-15″ show_category=”false” limit=”25″ slide_to_show=”1″ adaptiveheight=”true” dots=”false” speed=”8000 ]

 

Pero el sistema económico actual no es así, sus errores se propagan al todo globalizado. La antifragilidad de un nivel puede exigir el sacrificio de un nivel inferior. La solución es crear sistemas en que la caída de uno no arrastre a otros.

Es más fácil saber si algo es frágil que predecir los riesgos de un suceso raro y trascendente, y buscamos refinar nuestra comprensión con modelos que no alcanzan para contemplarlos. Los peores momentos anteriores fueron impredecibles para ese entonces, pero poder explicar todo cuando ya ocurrió nos hace creer que lo entendimos.

Pensamos que la aleatoriedad es mala y hay que eliminarla, pero si nos conocemos más podemos determinar nuestra sensibilidad al daño en vez de sufrir tratando de prever un evento raro. Los trabajadores independientes asumen mayor riesgo que los asalariados, pero suman antifragilidad ya que la presión continua los hace aprender. Nos da tanto miedo la variabilidad que fragilizamos los sistemas protegiéndolos, y evitar los errores pequeños hace que los grandes sean más graves.

Cuanta más variabilidad hay en un sistema, menos propenso es a los perjuicios de los sucesos improbables. Para lograr antifragilidad podemos reducir lo desfavorable antes de aumentar lo favorable. Si algo se rompe en condiciones adversas no se va a arreglar sólo cuando las condiciones vuelvan a ser adecuadas, como ante un terremoto. La idea es combinar extremos evitando el centro, seguro en algunas áreas y arriesgado en otras.

En las finanzas sería invertir mucho en valores de bajo riesgo, y poco en valores de alto riesgo, limitando pérdidas y exponiéndonos a beneficios. Pero invertir todo en valores de riesgo medio nos expone demasiado a los errores. Esto resuelve el problema de no poder calcular el riesgo de los sucesos raros, y su fragilidad a los errores de estimación.

No es lo mismo pasar 2 horas a una temperatura media de 25 grados que pasar la primera hora a 45 grados y la segunda a 5 bajo cero. Y es que la media carece de importancia ante la fragilidad. La opción es un agente de antifragilidad y la incertidumbre aumenta su valor.

Si tenemos muchas opciones, el resultado final tiene una distribución estadística, con ventajas grandes e inconvenientes limitados, sin interés en los resultados medios, solo en los favorables. Con opciones no se requiere acertar tantas veces. En la toma de decisiones, los métodos simples pueden funcionar mejor que los complejos. A veces el tener más datos puede impedirnos ver lo importante. Prestar atención al color de los ojos de la gente al cruzar la calle puede impedirnos ver un auto.

Estamos yendo desde la regla del 80/20, a la del 99/1, donde un 1% pesa más que el otro 99, como con el tráfico de internet, la venta de libros, o la distribución de la riqueza. Entonces con un 1 % de modificación puede reducirse la fragilidad.

En fin, en vez de culparnos por no ver venir un problema grave, habría que benfocarnos en entender lo antifrágil.

Fuente:: Antifrágil (Nassim Taleb) – Resumen Animado (Youtube)

OTROS LIBROS DE INTERÉS

[products_slider cats=”999,1001″ design=”design-15″ show_category=”false” limit=”25″ slide_to_show=”1″ adaptiveheight=”true” dots=”false” speed=”8000 ]

 

Nota“liderazgopositivo.com participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.co.uk/ Amazon.de/ de.buyvip.com/Amazon.fr/Amazon.it/it.buyvip.com/ Amazon.es/es.buyvip.com”