Estudio revela que el estilo de vida moderno nos está volviendo más estúpidos

Enlace al artículo original publicado por Jennifer Delgado

Nuestro estilo de vida moderno está bajo la lupa. Cada vez más personas se cuestionan si nuestra forma de vivir potencia la inteligencia o, al contrario, nos hace caer en una especie de sopor mental, como si estuviéramos en piloto automático. Los científicos también se han planteado esta pregunta y llevan décadas analizando nuestro cociente intelectual. Sus resultados no son esperanzadores.

Efecto Flynn: Los años en los que florecía la inteligencia

Las pruebas para medir el cociente intelectual que se han ido aplicando desde el siglo XX sugirieron que la inteligencia humana estaba aumentando. Es lo que se conoce como efecto Flynn. En 1980 James R. Flynn recopiló datos de 35 países usando los test de inteligencia estandarizados WISC y Raven. Descubrió que el CI aumentaba una media de 3 puntos cada diez años.

¿Por qué se ha producido ese incremento en la inteligencia?

Existen varias hipótesis. Una de ellas apunta a la mejoría de la alimentación, la cual aporta todos los nutrientes necesarios para que el cerebro se desarrolle y alcance su máximo potencial. Otra teoría apunta hacia la tendencia a crear familias con menos hijos, lo cual permite brindarles un ambiente más desarrollador a los pequeños. Una última hipótesis se refiere a la creciente complejización del entorno, la cual actuaría como un estímulo para la inteligencia.

El declive de la inteligencia

En 2004 investigadores de la Universidad de Oslo dieron la voz de alarma indicando lo que podría ser el final del efecto Flynn. A partir del análisis del cociente intelectual de 500.000 personas, observaron que en la década de 1990 se evidenció un pico en los resultados obtenidos en las pruebas de inteligencia, pero posteriormente ese crecimiento se detuvo e incluso se observó una ligera disminución en los subtest de razonamiento numérico.

No han sido los únicos, ese mismo año un grupo de psicólogos de la Universidad de Adelaide del Sur en Australia presentaron los resultados de 20 años de investigaciones con niños de edades comprendidas entre los 6 y 13 años que acudieron a la misma escuela. Sus resultados indican que desde 1981 hasta 2001 el cociente de inteligencia dejó de crecer e incluso constataron una disminución en la velocidad de procesamiento.

¿A qué se debe esa disminución del cociente intelectual?

La teoría disgénica es una de las explicaciones más extendidas. Según esta teoría, las personas más inteligentes y con mayor nivel educativo suelen tener menos hijos, lo cual terminaría afectando estadísticamente el nivel de inteligencia general. A la vez, es probable que las personas con menor cociente intelectual tengan más hijos y estos reciban menos educación, de manera que obtendrán resultados más bajos en los test de inteligencia, lo que contribuiría a una disminución en los resultados con el tiempo y un “embotamiento” de la población general.

¿La era de la «cultura chatarra»?

Un estudio más reciente llevado a cabo en la Universidad de Michigan que evaluó los datos de más de 700 000 personas confirmó el declive de al menos 7 puntos por generación, el cual comenzó a mediados de 1970, como revela el gráfico que aparece a continuación. Estos investigadores afirmaron que “el declive en la inteligencia refleja factores ambientales y no cambios en la herencia disgénica”.

Estos psicólogos compararon precisamente el cociente intelectual de hermanos nacidos en años diferentes y descubrieron que, en vez de ser similares, como sugiere la teorría disgénica, las puntuaciones de CI a menudo difieren significativamente. Esto significa que nuestra inteligencia está determinada por la sociedad en la que crecemos, los intereses que esta promueve y la educación que recibimos.

Si crecemos en una sociedad que promueve el pensamiento libre – de verdad – y fomenta la creatividad, es probable que desarrollemos al máximo nuestra inteligencia. Si la sociedad nos aleja de la reflexión proponiéndonos contenidos exclusivamente pensados para “matar el tiempo” y nos dicta continuamente qué debemos hacer, no tendremos la oportunidad de desarrollar nuestras habilidades de resolución de problemas.

Hoy, más que nunca, la tecnología digital está controlando nuestra atención de manera adictiva. A diferencia del televisior, la “caja tonta” que se quedaba en casa, el móvil nos acompaña a todas partes, convirtiéndose en un agente disruptor que reclama continuamente nuestra atención sumiéndonos en un estado de “conciencia mínima”. Y sin atención, no puede haber pensamiento crítico.

No solo consumimos comida chatarra sino también “cultura chatarra”. Y eso se refleja en nuestra capacidad para resolver problemas, elegir la información relevante y, en última instancia, formarnos un pensamiento crítico. La decisión está en nuestras manos.

Fuentes:

Bratsberg, B. & Rogeberg , B. (2018) Flynn effect and its reversal are both environmentally caused. PNAS; 115 (26): 6674-6678.

Sundet, J. M.; Barlaug, D. G. & Torjussen, T. M. (2004) The end of the Flynn effect? : A study of secular trends in mean intelligence test scores of Norwegian conscripts during half a century. Intelligence; 32(4): 349-362.

Nettelbec, T. & Wilson, C. (2004) The Flynn effect: Smarter not faster. Intelligence; 32(1): 85-93.

Enlace al artículo original



Descarga Ebook "Liderazgo Positivo"